Skip to main content
0
Navigation

VolvorEl Origen de la Lencería: Una Historia "Interior"

La evolución nos ha arropado desde las prendas clásicas hasta los sujetadores modernos

The Origins of Lingerie: A “Briefs” History

Desde el principio de 1990, Amoena se dedica a la confección de lencería para las mujeres, incorporando el soporte necesario en prendas maravillosas.  Por supuesto que no nos atribuimos ser los primeros en este sector, pero nos inspiramos en la exhibición continua de (“Desnuda” en el Museo Victoria y Albert en Londres)  “Undressed” at the Victoria and Albert Museum in London, estamos interesado en explorar los orígenes de la ropa interior…¿y tú?

  • La primera prenda interior disponible fue el taparrabos , y para los clímas más cálidos, una prenda exterior, y la única ropa necesaria.  El taparrabos tienen forma triangular, de falda o simplemente como una tira larga de tela.  Hoy en día, aún hay culturas indígenas que la siguen utilizando esta prenda. 
  • En la Edad Media, tanto mujeres como hombres llevaban una prenda sobre la parte superior del cuerpo conocido como chemise (camiseta), también conocido como smock o shift.  Esta prenda se llevaba debajo del camisón o la bata, y se consideraba como la prenda hermana (y lamentado) en la era del corsé, que aplanaba el busto de una mujer, y para el cual se utilizaba ballenas rectas, en los comicios.
  • En 1820, la moda  era una cintura diminuta.  En ocasiones, el corsé se confeccionaba con ballenas metálicas, cubiertas con un toque de encaje para crear una silueta con más curvas.  Una cintura diminuta era símbolo de belleza – y que muy a menudo causaba desmayos debido a la incomodidad de una restricción tan anti-natural.
  • Afortunadamente, el movimiento para la salud resultó en ropa interior más relajada, y al principio de 1990, las mujeres llevaban corpiños menos constrictivos debajo de la ropa.  Se puso de moda las camisolas, enaguas, ligas y pololos.
  • El primer sujetador modernos fue una confección simple con dos pañuelos anudados con una cinta. Fue creada en 1913 por una mujer norte americana, quien patentó el diseño y comenzó con una gran distribución en el país.

A partir de aquí, los sujetadores han estado en constante desarrollo hasta el día de hoy.  Los diseñadores de lencería más concienzudos valoran el confort igual, o incluso más, que el aspecto final del sujetador. Todos nuestros sujetadores incoproran bolsillos, con el propósito de mantener una prótesis de mama en su posición (solo en el caso de que fuese necesario, dado que si no utilizas una prótesis de mama, el bolsillo es invisible).  Hacen mucho más que tan solo cubrir partes del cuerpo.