Skip to main content
0
Navigation

VolvorUn Despertar

El viaje de Karen le hizo pensar con una nueva perspectiva, para el beneficio de ella - y nuestra.

Ahora me dedico a la: Inspiración. Soy realmente un ejemplo de que se puede sobrevivir al cáncer, no una, sino dos veces, siempre y cuando se coja a tiempo, tengas fe, y permites que la fe guie tu camino. No quiere decir que será fácil, pero tienes que creer.

Lectora Karen Rice, esta sobreviviente de cáncer por  2-veces en Houston, Texas, escribió a  Amoena solicitando compartir su Historia Real. ¡Nos inspiró profundamente y deseamos que también la inspire!

Cuando me informaron que tenía cáncer de mama hace unos años, empecé a cuestionar a Dios: “¿Porque me haces esto?”¿Qué había hecho yo en la vida para tener que soportar esta carga?” Mi di cuenta más tarde que era realmente un avisooriginal para mí.  Tenía que haber una razón para todo.  Pasé los cinco años con mi primer cáncer, pero ahora, en vez de lamentarme por mi destino, busco el lado positivo. He aprendido  afrontar los acontecimientos como un nuevo comenzar – para ver y hacer más, con una perspectiva totalmente nueva de la vida.  Cuando pienso en el regalo de vida que me ha sido otorgado, sé que voy a desarrollar y ganar fuerzas de todas mis experiencias. Después del cáncer de mama, estuve con los médicos para el dolor neuropático; por el diagnóstico de un daño severo en el sistema nervioso. El dolor te acompaña prácticamente todo el día, y en ocasiones es más intenso.  Luego me diagnosticaron  linfedema. En cada nuevo dinástico, seguía sonriendo y diciendo a mí misma “Oh, qué suerte la mía.” Por un tiempo, no estaba contenta con la imagen de mi pecho después de la cirugía, ni el dolor que tenía que soportar cada día, pero decidí salir de ese estado.  Incluso,  cuando me diagnosticaron con otro cáncer (colon) unos años después.  Este diagnóstico sí que me cogió de sorpresa. “Ya había tenido mi tiempo con el cáncer,” pensé a mí misma. “Porque otro.”  En ocasiones hacía bromas, mientras que por dentro lloraba, “¿Que soy, una portadora de cáncer?”  Pero incluso con el dolor que tuve que soportar en cada diagnóstico, y todas las luchas que he tenido que vencer  durante toda mi vida, todavía me siento verdaderamente bendecida. Me recuerdo a mi misma que sigo viva - ¿Quién soy yo para quejarme? Durante una de mis cirugías, experimenté como un milagro dentro de mí y sentí la necesidad de escribirlo. Convertí esa experiencia en un poema que llamo “Paz” (Peace). La escritura se ha convertido ahora en mi terapia. Cogí ese poema, junto con muchos otros que escribí durante mi periodo de cáncer de mama y los he colocado en forma de libro. Fui bendecida por la publicación de mi libro, que lleva el título,  Poemas Reales de la Vida, Fe y Supervivencia (True Simple Poems of Life, Faith and Survival). Más tarde, me inspiré para escribir un libro para niños que también está publicado y actualmente estoy trabajando en mi tercer libro.  Realmente deseo que cualquier persona que lea mis poemas se sienta inspirado.  Mis poemas me salen del corazón, y son tan reales como la vida misma.  Con las palabras y frases de cada poema o declaración, deseo hacer un impacto positivo sobre alguien que está enferma o de otra manera, para que puedan desarrollar la fuerza para abrazar la vida en una forma totalmente nueva. Nunca pensé que me convertiría en escritora, tan sólo sucedió.  Sinceramente creo que cuando sobrevives a una tragedia horrible o una enfermedad tan horrible como el cáncer, es por una razón, tienes un propósito – y yo quiero vivir para saber exactamente cuál es el mío.

 

Karen ha llevado los pañuelos confortables y transpirables Amoena Pañuelos. ¿Has visto la nueva colección disponible?

Ahora me dedico a la: Inspiración. Soy realmente un ejemplo de que se puede sobrevivir al cáncer, no una, sino dos veces, siempre y cuando se coja a tiempo, tengas fe, y permites que la fe guie tu camino. No quiere decir que será fácil, pero tienes que creer.