Skip to main content
0
Navigation

VolvorCuerpo, mente, espíritu

Tomando el control mediante el ejercicio

Se puede decir con seguridad que la sociedad ha aceptado la conexión entre el cuerpo-mente-espíritu, especialmente en los momentos de estrés y enfermedad. La investigación respalda firmemente la idea de que la clave está en primero cuidar el cuerpo. Los científicos están tratando de determinar formas específicas en que el ejercicio disminuya los riesgos asociados con el cáncer - antes, durante y después del diagnóstico. 

 La primera menstruación temprana, la menopausia tardía, la densidad de mama, la edad al primer parto, antecedentes familiares de la enfermedad. Hay muchos factores de riesgo de cáncer de mama que están completamente fuera de nuestro control. Uno se siente como si no puede ayudar a las mujeres evitar el diagnóstico inicial o recurrencia de la enfermedad. 

Pero eso no es exactamente así. “Hay cosas que podemos hacer todos los días para reducir el riesgo de cáncer de mama, para mejorar las probabilidades de no morir de cáncer de mama, y para disminuir el riesgo de recurrencia”, dice Colleen Doyle, MS, RD, directora de Nutrición y Actividad física de la Sociedad Americana del Cáncer. 

Irónicamente, resulta que una de las mejores cosas que las mujeres pueden hacer para preservar su salud va en contra de la sabiduría de décadas. Durante años, los oncólogos, cirujanos y otros profesionales de la salud han dicho a las mujeres que durante y después del tratamiento del cáncer, deben tomarlo con calma, descansar, relajarse. Concéntrese en su recuperación y ponerse al día su lectura. Pero resulta que una de las mejores maneras de enfocarse en su recuperación es levantarse de ese sofá y practicar una actividad física de forma regular. 

Vamos a lo físico - y estadística 

Las personas que hacen ejercicio tienen menos probabilidades de contraer cáncer de mama que aquellas que son menos activas físicamente, dice Jennifer Ligibel, MD, Médico Oncólogo del Instituto del Cáncer Dana Farber de Boston. En concreto, las mujeres que son físicamente activas y están en forma regularmente, están entre el 25 y el 30 por ciento menos propensas de ser diagnosticadas con cáncer de mama, según Ligibel. 

Un estudio realizado en el Centro Alemán de Investigación del Cáncer (Deutsches Krebsforschungazentrum) en Heidelberg, dirigido por los Dres. Karen Steindorf y Jenny Chang-Claude, encontró que hay algunas cosas que las mujeres pueden hacer para reducir su riesgo de cáncer de mama.

Específicamente, los investigadores encontraron que el 19,4 por ciento de los cánceres de mama postmenopáusicas invasivos se atribuyen a la terapia de reemplazo hormonal y el 12,8 por ciento por la falta de actividad física. Combinados, estos dos factores explican casi un tercio de los casos de cáncer de mama, señalan los investigadores. “Eso significa que dos factores que que cada mujer tiene en sus manos son responsables de un número similar de casos de cáncer de mama postmenopausia como los factores no modificables”, señala Steindorf. 

Otro estudio, publicado en 2007 por el Dr. Leslie Bernstein de la Universidad del Sur de California, encontró que las mujeres que hacían ejercicio vigoroso durante cinco horas a la semana redujeron su riesgo de cáncer de mama invasivo, especialmente de cáncer de mama receptor de estrógeno negativo, en comparación con mujeres que eran menos activas. 

El reto de estos estudios (y muchos otros que se han realizado hasta la fecha) es que son observacional; ninguno es aleatorio, observa Ligibel. Como resultado, es posible que las mujeres que ya están haciéndolo mejor - las que están en mejor estado de salud, las que se alimentan mejor, y que son más conscientes acerca de tomar sus medicinas - pueden ser las que reportan sus resultados a los investigadores. “No podemos probar una relación causal basados en estos estudios”, dice Ligibel, aunque existe una clara relación entre la actividad física y la mejora de las tasas de supervivencia. 

Pero los datos acumulados son significativos. De hecho, Doyle señala que la Sociedad Americana del Cáncer ha publicado artículos sobre la importancia de la actividad física desde el año 2000. “Pero ahora los datos son lo suficientemente fuertes como para llamar a nuestras recomendaciones ` ”Guías” Doyle añade, que es un gran paso. 

Por supuesto, el ejercicio no es totalmente protector, comenta Ligibel. “Los corredores de maratón tienen cáncer de mama, también”, dice. Sin embargo, puede hacer una gran diferencia - y es una de las pocas medidas concretas que las mujeres pueden tomar para mejorar su salud. 

El ejercicio es bueno para la salud general, señala Doyle. Se puede mejorar el estado cardiovascular, la fuerza muscular, la salud ósea y la composición corporal y también puede desempeñar un papel en la pérdida de peso, que tiene sus propias ventajas. La actividad física regular también puede mejorar la calidad de vida, al disminuir los niveles de estrés, la ansiedad y la depresión y la mejora de la autoestima, Doyle agrega. “Puede parecer contrario a la intuición”, dice Doyle, “pero el ejercicio también puede disminuir la fatiga.” 

“La actividad física regular es bueno para todos”, dice Ligibel. “Pero hay buena evidencia de que el ejercicio es especialmente útil para los sobrevivientes de cáncer, especialmente de mama, colon y cáncer de próstata.” 

Cuándo empezar y qué hacer 

“Hoy es el mejor momento para empezar a hacer ejercicio. No hay ningún punto en el que el ejercicio no puede ayudar a prevenir el cáncer de mama en realizar ejercicio primer lugar o recurrente“, dice Ligibel. Ejercicio antes de comenzar el tratamiento, durante el tratamiento y después del tratamiento están todos vinculados a una disminución de la recurrencia. 

En general, se traduce en un ejercicio moderado de veinte minutos, dice Ligibel, aunque la definición exacta puede variar de un estudio a otro. “Estas mujeres no son corredores de maratón”, añade. “Pasan tres horas a la semana caminando moderadamente” Eso es alentador, el ejercicio puede ayudar a su vida y prolongar su vida, pero no tienen por qué tomar por completo sobre su vida. 

Actividades físicas moderadas, según la Sociedad Americana del Cáncer, son las que se pueden realizar mientras se habla, pero no cantando. Incluyen una amplia gama de deportes y actividades diarias, tales como: 

  • El patinaje sobre hielo y/o ruedas 
  • montar a caballo 
  • Yoga 
  • Esquí alpino 
  • Golf 
  • Voleibol 
  • Baseball 
  • Badminton 
  • caminar a paso ligero 
  • cortar el césped 
  • rastrillar y recortar arbustos 
  • las tareas domésticas 

Por supuesto, hay muchos más ejemplos. Tanto aeróbica el entrenamiento de resistencia son importantes, de acuerdo con las directrices de la American Cáncer Society. La mayoría de las personas que hacen ejercicio se centran en el entrenamiento aeróbico y, como resultado, señala Ligibel, la mayoría de los estudios se centran igualmente en el ejercicio aeróbico. 

El entrenamiento de resistencia, sin embargo, puede ser de gran ayuda en la mejora de la salud y la densidad ósea, la fuerza muscular y la flexibilidad. Los estudios demuestran que el entrenamiento con pesas puede reducir la incidencia y severidad del linfedema, señala Doyle. En efecto, guía de nutrición y Actividad Física para sobrevivientes de Cáncer de la American Cancer Society (2012) afirma que el entrenamiento de resistencia moderado durante y después del tratamiento puede ayudar a los sobrevivientes de mantener la masa muscular magra, mientras que evitar el exceso de grasa corporal. 

“Históricamente, las mujeres han recibido instrucciones de no hacer el entrenamiento de peso corporal superior por miedo a empeorar o linfedema”, dice Doyle. Pero ese no es el caso. “Las mujeres no tienen que tener miedo de entrenamiento con pesas.” De hecho, según la Sociedad Americana del Cáncer, un número de estudios han demostrado que este tipo de actividad física no sólo es seguro, pero en realidad puede reducir la incidencia y severidad del linfedema. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda el entrenamiento de resistencia progresiva, trabajando con un terapeuta de ejercicio entrenado y el uso de prendas de compresión adecuadas. 

“Es interesante”, dice Ligibel, “que realizar más ejercicio no es malo, recibes más por tu inversión con una actividad física constante y moderado.” Si bien rara vez duele más ejercicio, dice el oncólogo e investigador, es más útil realizar ejercicio constante y moderado - tal vez tomando una buena caminata rápida todos los días - que correr un maratón y luego tomar un mes de descanso para recuperarse. “No importa lo que hagas”, dice Ligibel. “Usted sólo tiene que conseguir aumentar su ritmo cardíaco, sudar, y hacer por lo menos diez a quince minutos de actividad física a la vez.

medium

“No importa lo que hagas”, dice Ligibel. “Sólo tiene que conseguir aumentar su ritmo cardíaco, sudar, y hacer por lo menos diez a quince minutos de actividad física.” — Jennifer Ligibel, MD 

Mantener el peso ideal

La obesidad es también una preocupación. Según la Sociedad Americana del Cáncer, hay una fuerte conexión entre el sobrepeso u obesidad y un mayor riesgo de muchos tipos de cáncer, incluyendo el cáncer de mama entre las mujeres posmenopáusicas. Aunque lo mejor es lograr su peso óptimo, la Sociedad Americana del Cáncer dice que es útil para evitar simplemente el aumento de peso durante el tratamiento. 

Y la pérdida de peso intencional después del tratamiento puede estar asociada con beneficios para la salud, incluso si usted no alcanza su peso ideal, señala la organización en sus Directrices. Incluso perdiendo sólo el 5% o 10% de su peso puede desempeñar un papel importante para evitar la recurrencia. 

Profesionales de la salud determinar un peso saludable para una persona mediante el uso del índice de masa corporal (IMC), que determina el peso ideal basado en la estatura de la persona. 

Para comprobar su estado, puede utilizar el índice de cálculo desarrollado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU., se puede acceder a él en: BMI

SESIONES de laboratorio : Cómo funciona 

Ahora que los investigadores han determinado que el ejercicio puede ayudar a prevenir el cáncer, surge la pregunta: ¿cómo funciona esto? 

Un investigador, Lee Jones, Ph.D., profesor asociado en el Centro Médico de la Universidad Duke en Durham, Carolina del Norte, señala que la mayoría de los estudios - los que hemos estado hablando y otros - son observacionales por una sencilla razón: Es difícil de llevar a cabo un experimento controlado con los seres humanos. Somos un poco difíciles de controlar. Jones, quien tiene tres titulaciones: Profesor Asociado de Oncología de Radiación, Profesor Asociado de Patología y Profesor Asociado de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento, está realizando estudios en ratones para explorar la relación entre el ejercicio y el tamaño del tumor. Si bien los resultados son todavía preliminares, se ha encontrado que los tumores crezcan un 30 por ciento más lentamente en ratones, hembra que realizan una rutina de ejercicios que los que son sedentarios. El ejercicio realizado era aeróbico no focalizado en la resistencia.

Jones también ha encontrando que cuando los ratones hembra realizan ejercicio durante el tratamiento, particularmente durante la quimioterapia, el tratamiento resultaba más eficaz. “Cuando ejercen ratones, mejora la administración de quimioterapia a los tumores,” explica Jones. No, por suerte, afecta a la propagación de la quimioterapia cócteles a los tejidos sanos, de alguna manera los químicos saben a dónde ir. 

“Mi preferencia personal, aun que los datos son limitados”, dice Jones, “es que las mujeres diagnosticadas deberían realizar ejercicio lo más pronto posible. Pre-cirugía, durante el tratamiento, todo el tiempo. Sabemos lo mal que es no hacer nada. Realizar ejercicio lo antes posible es el camino a seguir”. Sin embargo, ningún método de investigación es perfecto. 

La dificultad con los estudios realizados en ratas, dice Ligibel, es que los ratones y las personas son diferentes. Las personas son más complejas, explica, tenemos más control sobre qué y cuándo comemos, por ejemplo, que los ratones en una jaula. Como resultado, es difícil generalizar a partir de estudios en ratas a comportamiento en seres humanos. Como resultado, los investigadores han estado tratando de averiguar qué hacer para que estos resultados mejoren en los seres humanos. “Cuando la gente empieza a hacer ejercicio,” dice Ligibel, “los niveles de hormonas que están vinculados al cambio del cáncer de mama en una dirección positiva.” 

Específicamente, los niveles de insulina y estrógeno disminuyen mientras que los niveles de otras hormonas que son mejores cuando más alto, tienden a aumentar. Ligibel y sus colegas del Dana Farber Cancer Institute han arrojado algo de luz sobre este fenómeno. Los investigadores midieron los niveles de glucosa en sangre y de insulina en 101 mujeres, junto con su peso, la composición corporal y la circunferencia de la cintura y las caderas. La mitad de las mujeres realizó un régimen de 16 semanas de entrenamiento cardiovascular y de fuerza, mientras que la otra mitad se deja a su libre albedrío. Al final del experimento, las mujeres que hacían ejercicio habían bajado sus mediciones de insulina en una cantidad que se acercó a la significación estadística. Además, las mujeres que eran más activas redujeron su circunferencia de la cadera.

“Nuestros hallazgos sugieren que los efectos del ejercicio en el pronóstico del cáncer de mama puede ser mediada, al menos en parte, a través de cambios en los niveles de insulina y / o cambios en la masa grasa o la deposición”, dice Ligibel, quien dirigió el estudio. Los estudios adicionales están buscando cambios a nivel celular, tratando de determinar cómo los pacientes pueden disminuir la tasa de crecimiento de los tumores de cáncer. Los resultados son preliminares, aunque es de esperar que saber más pronto. 

Otra área que los investigadores están estudiando está tratando de determinar el volumen y el tipo de ejercicio que es más eficaz en la lucha contra el cáncer. “Queremos ser capaces de personalizar el ejercicio, al igual que personalizar la quimioterapia” para el paciente individual. Mientras tanto, Jones sugiere que las mujeres siguen las recomendaciones generales de la Sociedad Americana del Cáncer sobre la actividad física (ver recuadro). American Cancer Society’s general recommendations on physical activity. 

Adver tencia con el Ejercicio 

“No importa lo que hagas”, dice Ligibel. “Sólo tiene que conseguir aumentar su ritmo cardíaco, sudar, y hacer por lo menos diez a quince minutos de actividad física.” — Jennifer Ligibel, MD 

Aunque el ejercicio es importante en la disminución del riesgo de cáncer, usted no quiere correr al aire libre y empezar inmediatamente con un trote de diez millas. Tenga en cuenta alguna consideración especial. 

“Alguien que no está activo en absoluto probablemente debería comenzar con diez minutos de actividad física a pocos días de la semana”, dice Ligibel. “Es importante establecer metas realistas y trabajar duro para cumplir con ellos.”

Doyle recomienda tomar en cuenta lo activo que era antes del diagnóstico de cáncer, así como el tipo de cáncer y el tratamiento recibido. Se recomienda que se demore en la actividad si tiene anemia, espere hasta que los niveles de hierro suben. Si usted está en tratamiento de radiación, evite el cloro, ya que podría agravar la piel ya sensible. Si usted tiene un catéter o puerto, evite el entrenamiento de resistencia en esa parte del cuerpo (por ejemplo, la parte superior del cuerpo). 

Y si usted está experimentando la fatiga extrema, no se esfuerce. Los pacientes también deben tener cuidado cuando hacen ejercicio. Los pacientes deben tener cuidado donde realizan su ejercicio. Por ejemplo, alguien en tratamiento de quimioterapia que tiene un recuento bajo de glóbulos blancos debe evitar gimnasios públicos y piscinas públicas. Y alguien que ha tenido un trasplante de médula ósea probablemente debería mantenerse alejado de los lugares públicos por alrededor de un año, dice Doyle. 

Además, las personas que son mayores que tienen enfermedad ósea o alteraciones importantes, como la artritis o la neuropatía, es importante centrarse en el equilibrio. Usted no quiere caerse. La Sociedad Americana del Cáncer recomienda que, en estos casos, que los pacientes hagan ejercicio en una bicicleta estática, por ejemplo, en lugar de caminar en una cinta. 

En última instancia, se reduce a esto: Si usted está en tratamiento, haga lo que usted puede hacer ahora y de hacer más cuando pueda hacer más. Hemos de tener movimiento. Como explica Doyle, el objetivo es evitar la inactividad. “El ejercicio tiene beneficios durante todo el tratamiento y así como después. Es una inversión en la salud de la mujer y se espera demostrar a que reduce su riesgo de morir de cáncer de mama”.