Skip to main content

Llevar Una Prótesis de Mama Día a Día

Wearing a Breast Prosthesis Day to Day

Por Dianne A., superviviente de cáncer de mama desde hace 20 años de California, USA

Ha transcurrido casi dos años y medio desde que me realizaron una mastectomía bilateral. Estoy muy sorprendida de como por una parte he presidido rápidamente a afrontar mi nueva normalidad – y por otro lado, aún me siento extraña en una tierra extraña.  Hace 20 años, llevar prótesis de mama y sujetadores con bolsillos fue un concepto totalmente nuevo para mí, pero con paciencia, he aprendido a aceptarlo como parte de mi vida.

El cáncer de mama no es una enfermedad de talla única,  algo de que muchas mujeres no son conscientes de ello hasta que son diagnosticadas.  Ha transcurrido más de 20 años desde mi triple diagnóstico inicial, y desde entonces no ha transcurrido ni un solo día en que no haya aprendido algo nuevo sobre mí misma o mi enfermedad. Durante la mayor parte de esos 20 años he aprendido lo que se siente tener una lumpectomía.  Desde luego ser sometida a dos cirugías fue muy traumático, pero mi dilema no era sobre que me iban a quitar mis pechos, y ni si quiera conocía las prótesis de mama externas.

Algunas Opciones Son Más Fáciles que Otras

Desde que volvió mi cáncer de mama (otra vez) en mi pecho izquierdo, eventualmente me tuve que enfrentar a una mastectomía.  En mi caso, me dieron la opción de retirar únicamente esa mama y llevando a cabo una vigilancia de mi mama derecha (que también fue la causa que inicio mi cáncer de mama en el año 1996). No tuve que pensarlo dos veces para decir a mi médicos que quería quitarme ambos pechos. Comprendí perfectamente que una mastectomía bilateral no cambiaría mi nivel de supervivencia, pero lo que sí hizo por mí fue liberarme de tener que soportar más mamografías, que en mi caso, era como esperar que se cayese el otro zapato.  Por supuesto que aún debo realizar una atención rigurosa de mi cuerpo, pero estoy segura que cualquier mujer que ha padecido cáncer de mama, te puede decir que cada vez que se somete a una mamografía, vuelve al sentimiento de vulnerabilidad durante la espera de los resultados.

Mentiría si dijese que esto contenta que ya no tengo pechos; sin embargo, puedo decir sin reservas, que estoy contenta de tener tantas opciones cuando se trata de elección de prótesis de mama y lencería con bolsillos prótesis de mama y lencería con bolsillos. Honestamente puedo decir que al menos que haya dicho a alguien que he tenido cirugía de pecho, nunca lo sabrían.  Cuando llevo mi prótesis de mama y sujetador, y miro en mi espejo interior, también me sorprendo como mi apariencia es muy parecida a mi antigua yo.  Afortunadamente, he tenido que afrontar este tema cuando hay disponible tanta variedad de magníficos sujetadores y camisetas para elegir. Y, aunque conservo cada pieza de mi lencería anterior, también tengo la opción de llevar unas braguitas maravillosas para completar el conjunto. 

4 Cosas que No Sabía Sobre Llevar Prótesis de Mama

  • Cuando te quitas el sujetador - ¡alto! Es lo único que soporta el pesos de tus prótesis de mama.  Las primeras veces que me quitaba el sujetador no me acordaba, y comenzaba a reírme de forma histérica a la vez que recogía mis “pechos” del suelo.
  • Mediante la adaptación apropiada, en muy poco tiempo, las prótesis de mama siente muy natural.  También he realizado ejercicio muy extenuante llevando las prótesis de mama, y me sorprendió de como las sentía como si fuesen mis pechos naturales.  En realidad, dado que antes de la cirugía tenía unas mamas muy grandes, me siento más cómoda con las prótesis dado que ya no tengo el incómodo sudor debajo de los pechos
  • A veces te sientes la necesidad de quitártelo todo. En los días muy calurosos, cuando llego a casa del trabajo, me quito los zapatos y también las prótesis de mama, e inmediatamente me siento refrescada.
  • Por alguna razón, no todas las aseguradoras médicas cubren las prótesis de mama, por lo que es importante que tu médico te haga una prescripción médica, para garantizar que obtengas el reembolso.

Siempre Hay un Viaje Nuevo que Comienza

Una amiga muy querida está en el medio de su viaje de cáncer de mama. A diferencia de mí, optó por la retirada de solo una mama. Ha terminado su tratamiento de quimio y actualmente está ya por la mitad de las sesiones de radioterapia.  Aunque es candidata para reconstrucción mamaria una vez que finalice la radiación, Jan está pensando seriamente sobre volver a repetir otra cirugía, porque siente que “su cuerpo ya ha sido sometido a bastantes cosas, y he hablado con muchas mujeres que han tenido reconstrucción, y continúan con cirugías correctoras o retirada de implante.  Por el momento, estoy pensando, porque debo someterme a más riesgo cuando puede obtener un gran resultado llevando prótesis de mama y sujetadores con bolsillos.

El cáncer de mama, como muchos otros retos y obstáculos en la vida, se enfrenta mejor día a día – paso a paso.  Y por mi parte, estoy agradecida por las opciones recibidas día a día y las innovaciones de productos ofrecidos por Amoena.

¿Te gustaría conoceer más sobre las prótesis de mama Amoena y como sientan y se adaptan? Únete al Club Amoena para recibir el boletín incormativo mensual. ¡Es gratuito!

Leer más
Quizas tambien este interesada en...